jueves, 31 de julio de 2008

Viaje a las estrellas con mi novio Indiana

Varias veces he sido tentada por la magia del tarot, por encontrar la solución de mis problemas o el vislumbre de un destino maravilloso en cartas adivinas. Nunca me ha ido bien. Las brujas suelen acertar en detalles de mi vida pasada, me dicen lo mal que estoy en el presente y hablan de matrimonio como un futuro maravilloso. Hello!!! No todas las mujeres queremos casarnos!!!, sobre todo las que ya pasamos por aquel trance hipnótico de hasta que la muerte nos separe, o como debería ser, hasta que la vida nos separe.
La decepción es lo más seguro después de unos seis meses de haberse leído las cartas. Una se la pasa esperando que suceda aquello excepcional que cambiará nuestras vidas y después de un tiempo terminamos resignándonos a seguir sentadas en el mismo escritorio de trabajo y a que el hombre guapo, inteligente, noble y con una billetera abultada nunca va a llegar a tocarnos la puerta (debo decir que lo más difícil de todas las características citadas es encontrar al noble de buen corazón y que esté dispuesto a abrirlo y entregarlo con sinceridad).

Existe una teoría muy buena respecto al fracaso de la lectura de cartas, café, coca, manos, o cualquier técnica de adivinación. Me la dio Indiana, así le digo al primer novio que tuve después de la separación. Lo llamo novio pero, en realidad, mi relación con él fue libre y pasajera, el problema fue que yo ilusamente me aferré a él como mi última oportunidad para ser feliz en el amor. Error. Pensar que el primer hombre que llega a tu vida después de un fracaso matrimonial es “el hombre” es como querer ganar el nóbel sin ser de izquierda.
El caso es que la teoría de Indiana decía que cuando te leen las cartas puede ser que efectivamente lo que aparece en tu futuro sea tu destino, pero que al leerlo se bloquea. Además, decía que las brujas funcionan como mediums, y que las almas que están revoloteando por los alrededores son las que guían las cartas, por lo que resulta peligroso si es que nos encontramos con malos espíritus. Por eso, lo que me recomendó fue la astrología, por tratarse de una ciencia exacta. Nuestra vida está escrita en los astros, es un mapa que se ha trazado en el momento de nuestro nacimiento y existen momentos en que las condiciones están más propicias para el amor, para el trabajo, para tener más dinero, para ser influyentes, de acuerdo al tránsito de los planetas. Pueden aparecer diversas oportunidades pero solo de uno depende tomarlas o rechazarlas, aprovecharlas o darles la espalda, porque sí existe el libre albedrío. Antes de conocer a Indiana yo pensaba que bastaba saber el signo de una persona para tener una idea de cómo era su personalidad. Pero luego me di cuenta de que el asunto es mucho más complejo que eso. Hay que ver en qué signo cae tu luna para saber cómo amas, o en qué signo está tu venus para conocer las características de tu pareja ideal, es decir, a quién debes amar. Y tu ascendente es básico! Es tan importante como el sol en tu signo porque influye en todos los aspectos de tu vida. Nunca olvidaré su explicación acerca de saturno: cuando saturno está en tránsito no es el mejor momento para tomar decisiones porque solemos equivocarnos, estamos inseguros, inquietos, puede ser que se bloqueen nuestros proyectos o planes. No es un buen momento para actuar pero sí para aprender porque tenemos la oportunidad de entrar en nosotros mismos. Hablaba como un sabio mi querido Indiana. Y hasta me recomendó una astróloga a la que recién visité a finales del año pasado.

Alina no leía las cartas pero de que era una bruja no había duda. Si yo hubiera creado al personaje de una mujer esotérica jamás la habría hecho tan obvia: flaca, pelo y uñas negras, larguísimas, vestida de luto. Vivía en un segundo piso de una quinta en Lince y su consultorio resultó ser un patio techado que utiliza como estudio para pintar y estudiar los astros.
Me condujo al lugar por una escalera de caracol. Era un cuarto amplio, con una mesa vieja en donde tenía desparramados tarros de pintura y pinceles. De las paredes me miraban ojos celestiales enmarcados en triángulos, plantas que se enredaban en el pecho de una mujer voladora, maquinas del tiempo encendiendo venas multicolores. Un arte new age que disparaba en todas direcciones. Al fondo estaba su computadora, junto a un armatoste que funcionaba de equipo para grabar todas sus sesiones. Me senté en un mueble que escupía resortes y que anunciaba cada uno de mis movimientos con el sonido de una funda de plástico rota. Mientras ella llenaba mis datos en su pc, yo me imaginaba siendo devorada por un bicho mitológico que salía de uno de los huecos del mueble. Pero el panorama no podía estar completo sin el gato. De pronto, apareció el animal y saltó a las piernas de Alina, ella lo saludó con alegría y lo metió dentro de un cajón estrecho que cerró sin miedo. No pude evitar mirarla con horror. ¿Dejas ahí al pobre gato? Sí, le encanta, es calientito. Y siguió como si nada rebuscando mi destino en los astros. Que este año solo voy a hacer viajes cortos, por trabajo y no con muy buenas condiciones de salud (¡el sábado me voy a Europa de vacaciones!). Que si en una vida pasada fui madre superiora de un convento y que por eso ahora soy tan organizada (y yo diría, además, tan liberada!!! Se nota que me harté del encierro!!!). Que recién en cuatro años, once meses, tendré un amor maravilloso (o sea, a seguir jugando nomás).

Al final de la sesión pregunté por Indiana. Mi relación con él duró solo tres meses pero no pude quitármelo de la cabeza durante año y medio. Lo conocí por Internet. Yo estaba interesada en hacer un viaje a la selva y por casualidad caí en la página web de un eco-lodge. Él era el dueño y constantemente iba y venía de Lima a Chanchamayo transportando grupos turísticos. Me entusiasmé con las fotos y le escribí para recibir informes. Así se inició todo. Él era un cuarentón separado, con un hijo. Lo había dejado todo por realizar su sueño de vivir en la naturaleza y se pintaba como un Indiana Johns shipibo. De hecho, la imagen que más me llamó la atención fue la mejor foto que tiene: pañoleta amarrada en la cabeza, lentes oscuros, al volante de una camioneta. La última vez que nos vimos fue la noche que celebramos su cumpleaños, y a mí se me ocurrió como gran idea regalarle un cuchillo. Recuerdo claramente cuando bajé del auto porque tuve una premonición. Muchas veces me pasa. Hago declaraciones de la nada, aparecen frases en mi mente como si otra persona me las estuviera dictando, y suelen ser situaciones difíciles de creer. Al cabo de un tiempo, meses, o inclusive años, se cumplen mis sentencias. Esa noche vaticiné que nunca más volvería a verlo, a pesar de que no hubo ningún motivo para pensar tal cosa. Y así fue. Nuestra relación terminó como empezó, por chat. El hombre nunca quiso comprometerse más allá de la relación libre que teníamos.
Lo que Alina me dijo de mi relación con él fue exacto, me explicó la causa de nuestra ruptura vista desde la cara de los planetas: su saturno está en cuadratura con tu marte y tu marte no cede, va a encontrar mil formas estratégicas para insistir en lo que quiere. No es fácil ponerse de acuerdo. Los dos aparentan indiferencia, pero a ti su indiferencia te aleja. Lo que sucede con él es que tiene miedo a ser herido, aunque contigo a veces ve una opción maravillosa para ser feliz. Y eso es todo, concluyó, dando por terminada la reunión. Sólo una pregunta más, me atreví a decir, ¿sabes qué significa regalar cuchillos? Ella me miró con una medio sonrisa y dijo: ¡no me digas que le regalaste un cuchillo! Él es un mago blanco querida, es vidente, solo que no lo sabe, pero seguro percibió lo que le querías decir, regalar cuchillos significa que estás cambiando a una persona por otra, que estás dando por terminada una relación.

Pasaron unos meses después de la visita a la astróloga y, por casualidad, un día me enteré de que Indiana había vuelto con su esposa, justo después de haber terminado conmigo. En esa época yo lo único que hacía era pensar en él, sin saber que él estaba tratando de rehacer su matrimonio. Me decepcionó mucho. Me di cuenta de que realmente no lo conocía. Siempre me aseguró que jamás volvería con su ex, que era un hecho tan improbable como si yo volviera con el mío. Por eso le creí. Lo triste, y obvio (no para él, claro), fue que seis meses después terminó definitivamente con la esposa.

Con esa noticia al fin dejé atrás a mi novio Indiana (la verdad nos libera) y me di cuenta de que había ido a la astróloga para terminar de desatar nudos. El problema es que me hice de otros. La sensación que sentí después de mi sesión con los astros fue tan nociva como cuando me leen el tarot. Hasta ahora sigo pensando que “el hombre” aparecerá en cuatro años, once meses, tal vez por eso sigo saltando de relación en relación, en espera del amor de mi vida.


12 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola,
se te extrañaba. Te cuento una anécdota: una vez, cuando estaba estudiando para entrar a la universidad, supe de una mujer que leía las cartas que era muy acertada. Toda mi familia (es decir, mi madre y mi hermana) habían ido donde ella con éxito. Así que fui a ver qué pasaba. Me dijo cosas alucinantes -con nombres propios y todo- sobre mi pasado, y también algunas cosas buenas y malas sobre mi futuro. Cuando me pidió que le haga preguntas le pregunté si iba a ingresar. Lanzó una tirada y me dijo que no. ¡Me fregó completamente! Me dijo que me iba a ser muy difícil ingresar a la universidad, y que quizá no lo haría nunca.

Hasta ese momento yo, que había sido un buen alumno en el colegio, estaba llevando la academia de modo muy displicente. La verdad, es que daba por hecho que iba a ingresar y no me preocupaba. Estaba en muy mal puesto en mi salón, pero seguía haciéndome el desinteresado. Pero cuando la mujer esa me dijo que no iba a ingresar me volví loco. Me puse testarudo, me asusté. Empecé a estudiar como loco, me amanecía con los libros, repasaba más horas de las que mi horario de estudios me exigía. Subí varios puestos y al final era de los mejores del salón. A pesar de eso, fui con miedo a dar el examen pensando en la profecía de las cartas. Mis miedos, pensé, por culpa de mis miedos no voy a ingresar. Así que traté de controlar los nervios.

¿Resultado? Ingresé, por supuesto, en una excelente ubicación, con mucho más puntaje que el que hacía en la Academia.

Eso me hizo descreer de videntes, astrólogas y destino en general. Hasta que un día conocí a una persona muy espiritual, que me ayudó en un momento muy triste de mi vida, y conversando con él le conté la historia de la bruja y su mentirosa predicción. Pero en contra de lo que creía, es decir que él iba a despotricar también de las adivinas y las astrólogas, esta persona me dijo:

- Quien habló por esas cartas es Dios. Tú le pediste consejo y él te dio la ayuda correcta. El se dio cuenta de que si te decía que ibas a ingresar en un puestazo, ibas a dejar de esforzarte y no ingresarías nunca. Por eso le hizo decir a esa mujer que no ingresabas, para que te esfuerces y se cumpla tu destino.

Ojalá esta anécdota te ayuda a encontrar al amor de tu vida.

Chico-de-40

La Maya dijo...

Qué bonito lo que escribes, chico de 40, a propósito, feliz cumpleaños!!!!!! no sé cuando fue pero de todas maneras te mando tu abrazo virtual. Muy sabia tu historia, una forma inteligente de darle la vuelta a la vida y de enfrentar los obstáculos. No quieres ser mi novio? jajajajajaja, una bromita, no se vaya a enojar tu novia...

un beso de la Maya

Anónimo dijo...

no te preocupes, mi novia no se enoja nunca y tampoco es celosa. Tuve suerte.

¿Sabes lo que me dijo ella cuando le conté la anécdota de la astróloga?

"O sea que esos charlatanes no pierden jamás. Aciertan cuando dan en el clavo y también aciertan cuando fallan. ¡Así cualquiera es astrólogo!"

Así es mi novia de descreída. Y sin embargo, cree en mí como pensé que ninguna mujer creería jamás. Si no fuera por ella, yo estaría escribiendo la versión masculina de tu blog,

cuídate mucho

Chico-de-casi-40

N e p T u n i a dijo...

Buenas lunas! Sra.Maya!, oh no! mejor dicho señorita! =)

Muy interesante su blog, el año pasado, saliendo de la facu, me hallaba buscando globos espaciales, estaba hecha nudos, me sentia algo sola, y un poco preocupada por cosas que pasan...que no tienen explicación.

Suelo caminar mucho, a veces sola, otras veces con algun marciano, y si no es asi, entonces me detengo en algun lugar apacible, talves frente al mar, y leo cualquier libro que haya metido a mi mochila por la mañana, desesperada por salir temprano hacia la univ...
pues aquel dia, precisamente, urgué entre mis cosas, y no había nada que leer, entonces caminé y caminé, y de regreso por el ovalo de miraflores, decidí penetrarme en la librería de al frente, y curiosamente, encontré: ALGUIEN QUE ME QUIERA*...me atrajo inmediatamente, tanto el titulo como la fotografia(que por cierto era en blanco y negro, me encanto aun más,soy amante de la fotografía), lo abrí, y lei rapidamente algo minucioso acerca de tí, pensé: ¡oh,voy a leerla!, y la compré inmediatamente!=)

Mayita* sinceramente me enganche de principio a fin con tu novela, gracias por darnos eso, tuve uno de los 500 ejemplares y me satisface demasiado haberte leído, haberte conocido a través de tus escritos, casi puedo saber como eres, creo que los escritos dicen mucho de las personas, lo que piensan, sus vivencias, sus locuras, sus demonios, tantas cosas no?, bueno, estaré atenta a tu blog =)

Dulces besos! y no desesperes, muestra esa, tu mejor sonrisa!


N e p T u n i a.

Angelical dijo...

Primera vez q veo tu blog, realmente me encanto y me llamo mucho la atencion ver cuantas mujeres de base 3 liberamos nuestros demonios x este medio
http://base3.blog.terra.com.pe/
Un poco desactualizado, pero la verdad me contagiaste las ganas de volver a la batalla.
El tema de las brujas suele ser el talon de aquiles de mi tarjeta cuando necesito deseperadamente oir lo q qiero y no pasar por el dolor o decepcion de desencantarme de un hombre (pues siempre mienten y dicen lo q nos gusta oir).
Este verano me predijeron al amor de mi vida, matrimonio y muchos viajes...imposible viajar mucho pues estoy embarazada, el donante y antes d saber q su donacion se habia hecho efectiva "futuro conviviente" simplemente desaparecio mas rapido que torta de chocolate en lonchera de niño y en lo q puede haber aceptado es en lo del amor de mi vida, pues creo q con la llegada d mi hijo por fin conocere el verdadero amor (quien apreciara enormemente gaste los s/80.00 de la brujis en sacarlo a pasear)
Un beso enorme

La Maya dijo...

Gracias Neptunia, qué lindo comentario!!!
Un saludo afectuoso de La Maya

La Maya dijo...

Angelical!
Qué fuerte lo que me cuentas!!!! Y qué valiente eres, tu hijo te cambiará la vida y te hará más fuerte, ya verás. Lee "Alguien que me quiera", estoy segura de que te sentirás muy identificada...
Un beso grande de La Maya

Eri-Eri dijo...

ayy MAYA!!
donde esta esa vidente o astrologa? ahh me identifique con tu rel con Indiana! en este momento estoy aferrada a una persona!! solo duro uno o 2 meses pero vaya q fue intensoo! me encantaria q me hicieran algo asi, solo x curiosidad! queiro saber q fue eso, t dig esoty aferrada!!
espero estes diviritiendote x Europaa toma mil fotoss

psoriasis dijo...

Muy bueno tu blog
un placer haber pasado por aqui y haber conocido algo de tu mundo
un saludo

Anónimo dijo...

ayy MAYA!!
donde esta esa vidente o astrologa? ahh me identifique con tu rel con Indiana! en este momento estoy aferrada a una persona!! solo duro uno o 2 meses pero vaya q fue intensoo! me encantaria q me hicieran algo asi, solo x curiosidad! queiro saber q fue eso, t dig esoty aferrada!!
espero estes diviritiendote x Europaa toma mil fotoss
Eri-Eri

Anónimo dijo...

Muy bueno tu blog
un placer haber pasado por aqui y haber conocido algo de tu mundo
un saludo

Psoriasis

Anónimo dijo...

Muy bueno tu blog
un placer haber pasado por aqui y haber conocido algo de tu mundo
un saludo
Psoriasis