viernes, 24 de abril de 2009

Esa luz estará siempre


La soledad no es tan mala como la pintan. No es un castigo, es una bendición. Lo malo son los recuerdos. Cómo hacer para acallar la mente. Cómo hacer para convivir con las imágenes. Si no las ves despierta, tu sueño las transforma, las pone en negrita, las exhibe gigantes, con el resaltador más chillón y escandaloso.
Para encontrar el silencio no basta la soledad. La mente no se detiene. ¡Qué cansancio! Sosan, el tercer patriarca zen, habla del camino de la no-mente. “Aunque estés en silencio, tu silencio no reflejará otra cosa que el mono parlanchín que llevas dentro”. Qué grandioso poder encontrar que en tu interior se libera un silencio.
Por eso es tan importante la música. La música no se entiende, sólo se siente. No se interpreta, se escucha. “Mientras interpretas no puedes escuchar, porque la consciencia no puede hacer dos cosas opuestas simultáneamente. Si empiezas a pensar, dejas de escuchar. Escucha como escuchas la música; con una forma de escuchar diferente, sin interpretar. No hay significados en los sonidos”.
Toda mi vida he escuchado lo importante que es conectarse con la naturaleza. Según yo, sabía de lo que me estaban hablando, pero en realidad no entendía nada. “Ve y siéntate cerca de una cascada. Escuchas, pero ¿interpretas lo que la cascada dice? No dice nada... y aún así dice. Dice mucho, mucho que no puede ser dicho. ¿Qué haces cuando estás cerca de una cascada? La escuchas, te quedas quieto y en silencio, absorbes. Permites que la cascada vaya entrando cada vez más profundamente dentro de ti. Entonces todo se calma y se queda en silencio en tu interior. Te conviertes en un templo; lo desconocido entra a través de la cascada. ¿Qué haces cuando escuchas los cantos de los pájaros, o el viento pasando a través de los árboles, o las hojas secas cuando el viento se las lleva? ¿Qué haces? Simplemente escuchas”.

Hace poco una amiga me contó que fue a la graduación de su esposo (había terminado un MBA), y que en el discurso, el rector dijo que la felicidad dependía de las decisiones que uno tomaba en la vida. Y yo me pregunto. De qué le sirve el cargo importante a este señor, las horas de horas de desgaste mental, las privaciones de por medio, el tiempo que ha dejado de estar con su familia para ser “alguien”, los años. De qué le ha servido todo eso si no ha entendido nada. La felicidad es un estado interno, más allá de las dichas o desdichas. No tiene nada que ver con las decisiones que uno toma en la vida. Es lógico y natural que nos equivoquemos y démosle gracias a Dios que así ocurre porque de las crisis y de los momentos más difíciles uno renace. Bien dijo Jodorowsky: “No olvides nunca que la flor de loto surge del cieno. Hay que explorar el fango, tocar la muerte y el barro para subir hacia los cielos límpidos”.

No dejamos de aprender señores. Según la Maya, que tiene un divorcio a cuestas, ya no se iba a equivocar. Falso. Nos vamos a seguir equivocando siempre, en pequeñas o en grandes cosas. Pero eso sí, con cada error nos haremos más fuertes, más grandes. Y quizá no nos golpearemos con la misma piedra, pero nos golpearemos con otras. Y así hayan miles de piedras, la felicidad siempre estará ahí, adentro. La dicha de estar vivos, de ser, de tenernos a nosotros mismos, qué alivio. Esa luz estará siempre.
No importa si hay oscuridad. No importa si hay tristeza. No importa si hay distancia. Esa luz estará siempre. No importa si te enamoras. No importa si me enamoro. Esa luz está más allá de las pasiones superfluas. Incluso, de los grandes amores. ¿Cómo tener certezas? Sería como haber leído el libro de nuestras vidas. Lo único que sé es que la verdad permanece. Lo verdadero perdura. No hay nada que podamos hacer. Sólo seamos felices.


3 comentarios:

Crizyta dijo...

Lo verdadero perdura
eso es verdad

y pues si no perdura
es que no ha sido macizo

hola , lei tu , libro alguien q me quiera
de borrador editores
me gusto mucho

mas aun amador , ese personaje
nose porque me parece demasiado atrayente

burno saludos
mi msn , es crizy11@hotmail.com
cualquier cosa

me gusto mucho tu libro
hubiera querido que fueran un tanto mas largo

bueno saludos

La Maya dijo...

Gracias Crizyta. Un bonito saludo para ti.

belleza negativa O.o dijo...

si
Crizyta tiene
razón el libro
debería haber sido
un poco más largo
es interesante
me gustó como
termina

bonita entrada
=)