martes, 9 de diciembre de 2008

Cena para dos

Por qué será que siempre cuando estoy sola aparece Leo de alguna manera. Ya sea en una película, una canción o en mis antiguos mensajes de texto. Ayer me lo encontré en plena cena. Mi hija había salido con su papá y su abuela y yo me quedé sola en casa. Y para celebrar mi soledad fui al súper a comprar algo rico para el almuerzo. Almorzar sola es un placer, aunque otros digan que es horrible. A mi me encanta, sobre todo por los preparativos. Buscar en las góndolas algo que me provoque, cocinar sin prisa y con buena música. Beber vino mientras el vapor de la olla me pide a gritos que eche la pasta. Sí, esta vez volvió a ganar la pasta. Aunque en un primer momento estuve tentada de comer algo tan práctico y deliciosamente simple como un choclo serrano con salsa huancaína, me incliné por algo más gourmet. Mis bucatini número 9 de Barilla me esperaban en oferta y la salsa a lo Alfredo, perdón, a lo Leo, se encargó de bañarlos con honores. Leo apareció con el vip vip del correcaminos de mi celular, en el preciso momento en que degustaba mi tinto:

- Mediar los juerdos ke antevienen descopados en un estedio de lemos y artalegos gremicos… andul avanes masman permigones formicos, y el orme aplaga bestios ares.

Recién estaba paladeando la primera copa de vino, no podía estar borracha. Volví a leer. A los dos minutos llegó otro mensaje:

- Aki este lobo estepario reportándose, extrañándote, meditando la incomprensión infinita de no poder verte. Comprensible, pero humanamente insoportable. La última vez que te vi fuimos tan represivamente correctos, patéticamente ejemplares, tan distantes, tan nosotros. Te extraño, extraño tu presencia, tu ser, tu tridimensionalidad en todo su esplendor!

- Este mensaje merece un brindis. Te acabo de servir una copa de vino. Brindo por ti, por conocer a un Leo tan Leo como tú. ¿Dónde andas?

- Escuchando a Sabina en un tercer piso, entre cuadros, un ekeko, un pingüino y un hongo. Un momento necesario.

- Para admirar, para contemplar. Te entiendo. Yo hago lo mismo con mi soledad, busco la belleza.

- Bella: Que tiene belleza. Belleza: Armonía física o artística que inspira placer y admiración, sobre todo a los Leos. Leo: Dícese del ser imprescindible y nocturno que suele enamorarse de imposibles, generalmente de mujeres con nombre de abeja. Ser mamífero, místico y contemplativo, hacedor de sueños y creyente de ilusiones. Vegetariano incomprendido, ilustre desconocido, monógamo frustrado, salvaje domado, triángulo de dos lados, sotuto urbano.

- Maya: Dícese del ser volador que se alimenta con la intensidad de los Leos. Coleccionista de amores, carnívora incomprendida, polígama frustrada, aprendiz de madre, bebedora solitaria. Mujer pantera.

- Mierda mi Lea, estamos agarrando ritmo. Cuántas copas vamos?

- Dos. Y la pasta está buenísima, no sabes lo que te pierdes.

- Sí sé, despiertas en mí los instintos más primitivos que guarda nuestra traginada especie durante todos estos largos y decadentes años de evolución.

- Recuerdas la caja que me regalaste? La vez pasada estalló en mi cara como una verdadera bomba. Me pareció verte tan claro entre tus pinceladas, las palabras y aquel collar de piedras de colores.

- Cómo olvidarlo. Todavía recuerdo lo que decía la caja: el silencio, la música, el dolor, el pisco, la belleza, el amor, la felicidad, el sexo, la poesía y la vida en exceso es dañino para la salud.

- Así es, pero en esa caja había mucho más que eso…gracias por acompañarme en esta mi cena solitaria.

- De nada mi Maya, espero que nunca dejes de leerme. Eternamente “no tuyo”. Leo.



7 comentarios:

Maldoror dijo...

¿¿verdad ke si se puede (y se debe) disfrutar de la soledad??? a mi me gusta, pero a veces me sakan y otra vez veo kalle luces y eso, a veces no kiero un "There Is a Light That Never Goes Out"!!!! pero me kae alguien y bueno pues...

el choklito kon salsa a la huancaína!! ke riko!!!

divetido es leerte

maldoror

Anónimo dijo...

reside la fantasia de una cena para dos mientras recibes cantos de un lobo escindido buscando reestablcer el equilibrio de los cuerpos

Rodriguez
(no te demores tanto en los post. comienzo a extrañarte)

Diana dijo...

Que bonito es saber que no sólo uno disfruta de la bendita soledad. Un abrazo solitario pues.

N e p T u n i a dijo...

BUenos astros* =)

| pasaba a mandarle apapachos* Bonita navidad |


Suerte!


[ Neptunia ]

Anónimo dijo...

Yo siempre seguiré con mi propuesta de amar(te) en pie. No lo dije en los comentarios de otro post, sólo para mostrarme mandado: lo hice porque me nació decirlo... Así no tenga chance; un admirador fiel tendrás en mí.

Otro anónimo.

Anónimo dijo...

GUISELLE TE FELICITO ESCRIBES BIEN
ERES PERUANA?
LLAMAME 997849580
NOS CONOCIMOS Y NO PENSE POR CASUALIDAD QUE ESCRIBES BIEN
VOS SOS DIVINA

La Maya dijo...

Hola anónimo
Gracias por tu comentario, pero no te puedo llamar porque no tengo idea quién eres ni qué buscas. Sí soy peruana.
Saludos y feliz año!!!!