miércoles, 8 de agosto de 2007

Sopa de Nora



Diario de Fátima
22/01/06

¡Nora! ¡Despierta! Hay que preparar la cena. Esas eran las palabras finales que cerraban la pesadilla. Presentía que algo no andaba bien. El fogón, la cacerola… El cucharón marcaba la décima vuelta y hacía dispersar unas burbujas revoltosas que pretendían salirse de la olla, y el olor picante de la pimienta se le comenzaba a meter por los huesos para desbaratarla. El vapor la iba cubriendo sigilosamente. Ya había tomado la mitad de la habitación y amenazaba con metérsele en el cuerpo para quemar su sangre. El tiempo, de pronto, había culminado, ya lo sabía, y debía añadir el ingrediente final que haría de aquella sopa la más suculenta, la sopa que llevaría su nombre, su piel, sus fluidos más íntimos. Nora se quita la túnica y se dispone a entregarse como sabor último, para quedar impregnada en el paladar familiar… ¡Nora! ¡Despierta! Así lo hizo. Nora decidió no dormir esa noche y se atrevió a hacer realidad su sueño macabro. Nunca más se enfrentaría a la duda de saberse deliciosa en la extrañísima receta de su propia muerte.

8 comentarios:

Nestor dijo...

recien voy leyendo 2 relatos suyos y veo ke hay cierta komplicidad entre ellos y "los sueños"...muy buena la receta...=)

www.plastiliniko.blogspot.com

aki le dejo mi link...tal vez le interese leer algo aburrido =)

Raulín Raulón... dijo...

Sólo espero que no me destapen sino hasta mi cocción y que me tomen tibio, esperen a que me enfríe por favor y no juzguen mi sabor por la quemazón de sus papilas gustativas.

LA CARICATURA EXISTENCIALISTA dijo...

a Tito le gustan los cuentos suculentos como este, saludos de Tito, la caricatura existencialista!

Jorge Ampuero dijo...

Buen relato y con cierto aire a un relato borgiano. Creo que el talento siempre es tuyo a medida de esa búsqueda que se cuece en la intimidad y al fragor de las palabras. Tienes talento y fuerza. Sigue adelante que la perseverancia nos lleva al fondo y a la cima del resplador de nuestra propia autenticidad.

Besos...

Giselle Klatic dijo...

Caricatura: Que Tito se prepare porque se viene otro... por si le gustan los insectos...
Jorge: Gracias por tu comentario, muy lindo de tu parte...

Sol dijo...

Que buen relato. El final...genial.

Pero que todo este bien por alla.
Un abrazo grande de una compatriota en el extranjero.

Giselle Klatic dijo...

Hola Sol:
Gracias por tu comentario. Felizmente en Lima estamos bien pero los lamentos del sur llegan con cada una de las réplicas (vivo en octavo piso)...

Son Poemas dijo...

Vaya, Giselle. Qué fuerte.
Me gustó el abordaje. Aunque me provocó tristeza.
Un besito,
Lucy.