jueves, 23 de agosto de 2007

Mantis



Diario de Fátima
02/04/06

Abro los ojos y la veo. Me está esperando como a una presa, sentada sobre sus apéndices traseros y haciendo colgar sus patas opuestas debajo de un hilo blanco y baboso. Sus globos se posan hipnóticos. No puedo zafarme de esa mirada que cavila un único propósito, hacerme suya. Sus antenas juegan alternas acariciando mi cuello y las púas de sus patas me apuntan generosas, dispuestas a esperar el tiempo necesario para atraparme. Yo sigo inmóvil, incapaz de hacer un movimiento que pueda perturbarla. Me cae sudor de la sien y empiezo a mojarme, me empapo hasta los dedos de mis pies y siento un olor venenoso que me atrae inexorablemente. Quiero ser atrapada, mi mente comienza a desvanecerse, caen mis párpados, siento una necesidad absurda de beberme sus fluidos. La mantis clava sus filudas púas en mi cintura, me tiene colgada con la cabeza hacia atrás y mete su lengua en mi boca. Me besa ahogada y escucho un rezo de amor. Al fin me devora.

5 comentarios:

Sol dijo...

Uy! Te comió?
Me gusta como escribes.

Saludos.

Alejandro García dijo...

Muy bueno el detalle del rezo de amor, antes de ser tragada la presa, te seguire leyendo, con gusto, suerte!

Félix dijo...

Me gusta tu estilo, sugiere, es tenue. Iba a dejar este comentario en "Sopa de Nora", pero es igual. no dejes de escribir

fotoman dijo...

me gustan tus primeras líneas, lei los cuentos más breves, estan buenos, a ver que mas viene, este de la mantis revela como que todos estamos atrapados por el sistema, por lo menos es mi lectura, saludos!

Lady Pumky dijo...

"Abro los ojos y la veo"....

mmm...pensaba como se puede ver si no se abren los ojos